Podría contarte dónde y cuándo nací, por qué estudié Publicidad y Relaciones Públicas, qué me llevó a especializarme en Marketing Digital de Moda, qué hago para hacer más amenos los 357 kilómetros que separan Valencia de Madrid, en qué pensaba cuando creé 25 Gramos, cómo se monta una tienda online de streetwear, qué se siente cuando las zapatillas que te pones en lo pies ocupan lo que pasa por tu cabeza, lo que ocurre cuando las marcas que te representan quieren que las representes, el método para construir personajes que muchos querrían ser, qué hizo que mi vida fuera el lifestyle y el lifestyle mi vida… pero no. Eso lo podrías leer en un currículum. Prefiero contarte que un día le tatué a la libreta que siempre llevo conmigo esta frase de Peter Lynch: “La gente no tiene paciencia para enriquecerse lentamente. En lugar de ello, decide arruinarse rápidamente”. ¿Por qué lo hice? Porque lo que me define no es lo que he hecho, es lo que hago. En presente. Día a día, minuto a minuto. Y aquí, en cada foto, en cada post, en cada frase, en cada evento, puedes verlo.

Imprimir